Si aún no sabes que significa HIIT, hoy queremos hablarte de él y convencerte de los beneficios que puede tener para tu composición corporal.

¿Qué es el HIIT?

HIIT se corresponde con las siglas en Inglés “High Intensity Interval Training”, o en castellano Entrenamiento Interválico de Alta Intensidad, y su principal objetivo es una mejora del consumo máximo de oxígeno (VO₂ máx), aumentando de esta forma el rendimiento deportivo especialmente en deportistas de Resistencia. El HIIT se caracteriza por Esfuerzos de Alta Intensidad (85% a 250% de VO2max o consumo máximo de oxígeno) en intervalos de 6 segundos hasta los 4 minutos, alternados con periodos de descanso o de Recuperación Activa de Baja Intensidad (20% a 40% VO2max) también de 10 segundos a 5 minutos.

Este entrenamiento está considerado como uno de los métodos más efectivos para mejorar el rendimiento, ya que se caracteriza por caracteres de esfuerzo discontinuos desarrollados a una intensidad por encima del umbral anaeróbico con períodos de recuperación intercalados.

El HIIT y la Pérdida de Grasa

Entendiendo la importancia del control del peso corporal, y especialmente el exceso de grasa, como un término que realmente determina la salud de las personas y la predisposición a padecer ciertas enfermedades relacionadas con el síndrome metabólico, debemos mencionar que una de las maneras más efectivas de perder grasa, siempre y cuando se haya completado una rutina de acondicionamiento general previa, es el HIIT.

Son muchos los Estudios que han investigado esta relación, sin embargo una de las revisiones bibliográficas referentes para dicha relación es la realizada por Boutcher en 2011. En ella se analizan una gran cantidad de estudios al respecto, estudiando los efectos de cada protocolo seguido y las adaptaciones que se generan en los sujetos. Se concluye que el HIIT, en sus distintas vertientes, puede ser enmarcado como una de las mejores estrategias para la pérdida de grasa subcutánea, grasa abdominal y parámetros estéticos, además de mejorar otros factores relacionados con la salud como la sensibilidad a la insulina o el VO2 máximo.

A día de hoy en España según datos oficiales de Instituto Nacional de Estadística (INE), el 53,4% de la población sufre de obesidad o sobrepeso. Una manera efectiva de combatirla es a través del ejercicio físico.

En la revisión realizada por Parodi (2015) se llegó a la conclusión de que los  protocolos de entrenamiento HIIT podían disminuir la grasa subcutánea, grasa abdominal, circunferencia de cintura y porcentaje de grasa total, incluso con protocolos de corta duración (2 a 6 semanas). Conviene reseñar que en los protocolos de menos de 3 semanas los cambios eran mínimos, mientras que los que mayores beneficios reportaron en términos generales eran aquellos que tenían una duración de 8 o más semanas. Una de las razones para que se produzcan estos beneficios puede deberse al incremento de la capacidad oxidativa del musculo esquelético, dado por un aumento de la enzima citratosintasa.

El HIIT bajo Supervisión Profesional

Debemos tener en cuenta que el Entrenamiento de Alta Intensidad puede ser lesivo e incluso perjudicial si no se realiza bajo la supervisión de profesionales cualificados, y siempre respetando los principios de individualización y especificidad. Es por ello que recomendamos antes de iniciar la práctica deportiva acudir a un profesional de la salud para realizar un diagnóstico previo a la actividad.

BIBLIOGRAFÍA

  1. Peña G., Heredia J.R., Segarra V., Mata F., Isidro F., Martín F., Edir Da Silva, M.· (2013). Generalidades del “HIT” aplicado a esfuerzos cardiovasculares en los programas de salud y fitness. EFDeportes. Año 18, Nº183.
  2. Skelly, L. E., Andrews, P. C., Gillen, J. B., Martin, B. J., Percival, M. E., & Gibala, M. J. (2014). High-intensity interval exercise induces 24-h energy expenditure similar to traditional endurance exercise despite reduced time commitment. Applied Physiology, Nutrition, and Metabolism, 39(7), 845–848.
  3. Boutcher, S. H. (2011). High-intensity intermittent exercise and fat loss. Journal of Obesity, 2011, 868305.
Abrir chat
HOLA, ¿EN QUÉ PODEMOS AYUDARTE?